El secretario de Turismo de la CDMX, Miguel Torruco Marqués, anunció el establecimiento de compromisos y responsabilidades conjuntas entre la dependencia y artesanos del Mercado de las Artesanías de la Ciudadela.

Dichos compromisos constituyen una vinculación institucional del gobierno capitalino con los artesanos del lugar, uno de sus más importantes espacios turístico-culturales que está a punto de cumplir 50 años de existencia, los cuales se celebrarán los días 13, 14 y 15 del mes en curso.

Dijo que la participación de artesanías en el consumo turístico, en la Ciudad de México, durante 2014 ascendió a poco más de 262 millones de dólares lo que representó un incremento anual del ocho por ciento; ese año, según el INEGI.

El Mercado de La Ciudadela es uno de los sitios más emblemáticos y reconocidos por la variedad y calidad de las artesanías que allí se venden, de todas partes de la República. “Vamos a impulsar en coordinación con operadores de turismo receptivo y con la empresa TURIBÚS una mayor afluencia de visitantes al mercado de La Ciudadela, y también, vamos a trabajar por dignificar este lugar y convertirlo en el centro artesanal por excelencia de la Ciudad de México”, afirmó.

Tras precisar que las celebraciones por el quincuagésimo aniversario incluyen la realización de talleres, conferencias, tianguis gastronómicos y bailes folklóricos, el Secretario Torruco Marqués llamó la atención sobre la importancia que las artesanías tienen para la actividad turística, toda vez que su comercialización, dijo, resulta estratégica para los propósitos del programa “Disfruta Ciudad de México”.

A través de éste, dijo, se ha logrado no sólo aumentar la ocupación hotelera los fines de semana sino también estimular el gasto de nuestros visitantes y con ello aspirar a una mayor derrama económica. Al respecto recordó las cifras del INEGI para 2012: la compra de artesanías de turistas nacionales e internacionales en el país, ascendió a cuatro mil 700 millones de dólares, para mantener un crecimiento anual promedio del 4% desde 2004.

El responsable de la política turística en el Distrito Federal, comentó que entre los compromisos a establecer con representantes, artesanos y comercializadores del Mercado de la Ciudadela sobresale que la producción artesanal evolucione en diseños y estrategias de comercialización y se consolide, como generadora de prosperidad para la cadena productiva que interviene en ella.

El objetivo es trabajar juntos, señaló,  para que la producción artesanal deje de ser sinónimo de pobreza; signifique, en cambio, compromiso y orgullo; potencie la capacidad de proyección de nuestros artesanos; que su trabajo sea mayormente reconocido y eso les represente  mejores ingresos por el trabajo y el esfuerzo que le dedican.

Dijo también que otro de los objetivos es firmar un programa para certificar a los artesanos que habitan en la Ciudad de México, dedicados a los saberes, técnicas y procesos artesanales y tradicionales. La actividad artesanal es una alternativa clave para el desarrollo de las comunidades con un efecto social multiplicador; es el ejemplo más claro de la economía social y aporta valor a muchos sectores, sobre todo al turístico, concluyó.

 

 

Comentarios