Jardines botánicos más bellos del mundo

Butchart Gardens

Adéntrate en un mundo con un sinfín de colores y sorprende a tus sentidos con el perfume de las rosas, tulipanes, azaleas, jacintos y flores de todo tipo.

Disfruta la vista del jardín mediterráneo, relájate en el jardín japonés y visita el jardín italiano mientras disfrutas de un gelato. Escucha cómo corre el agua de los arroyos y a las aves que te acompañan con su canto mientras recorres los senderos. Elige tu lugar favorito y disfruta de un picnic gourmet por la tarde y en la noche observa el mejor show de fuegos artificiales.

Puedes ir con tu familia, pero también es ideal para que vayas con tu pareja. Disfruten una cena romántica en el balcón del restaurante con el mejor escenario de fondo, tomen el té de la tarde en uno de los jardines o hagan su propio calendario con 12 fotos distintas en los lugares que elijan. ¡1 lugar, 22 hectáreas, 6 jardines, y 150 cosas por hacer!

Si eres de las personas que no pueden salir de vacaciones sin su mascota, te tenemos una gran noticia, ¡Butchart Gardens es un lugar pet friendly!

Así que juega en los jardines al lado de tu amigo inseparable y sólo disfruten.

Tips

  • En el puerto de Victoria salen excursiones en bote y ¡durante el recorrido puedes observar aves, leones marinos y orcas en su hábitat natural! 
  • Ponte a la moda y relájate al mismo tiempo cuando vayas de compras a las boutiques vintage.
  • Haz un sabroso recorrido por los bares que elaboran sus propias cervezas de barril y tienen los mejores vinos de la región.
  • Descubre los sabores que Victoria trae para ti, prueba desde las pastas chinas de los restaurantes vegetarianos hasta los refinados cocteles del Salón Bengal.

Cómo llegar

Vuela directo de la Ciudad de México a Vancouver. Los jardines se encuentran en la avenida Benvenuto a 20 km de la terminal de ferry Swartz Bay. Puedes llegar en auto, bicicleta o bote.


Parque Nacional Gros Morne

Navega a la isla de Newfoundland y prepárate para una gran aventura en la naturaleza, donde hace millones de años el magma hirvió y entiende cómo se formaron los continentes.  

Pasea en bicicleta o camina por las altiplanicies rocosas, donde el suelo formado por material del manto terrestre es similar al de la luna. Súbete a un bote, observa los solemnes acantilados y siente el rocío de una cascada tan alta que se convierte en neblina antes de llegar abajo.  En un día caluroso, lo mejor es remar un kayak para explorar los alrededores de la isla a tu ritmo.

Cuando estés hambriento, regresa al pueblo y prueba la mejor langosta de la región. Y por la noche, acampa a los pies de un fiordo o si quieres estar más cómodo, quédate en las acogedoras cabañas que hay en el parque.

 

Ecoturismo en el Cañón de Santa Ana

Descubre el Cañón de Santa Ana y diviértete con tu familia. Para empezar, atraviesen diferentes puentes colgantes hasta llegar al más alto que se encuentra a 60 metros del suelo. Caminen a la catarata de Santa Ana y disfruten de la caída de agua; muchos no lo saben, ¡pero es más alta que la de Niágara!

Más tarde, escalen por las rocas y compitan para ver quién es el primero en llegar a la cima.

Para tomar un respiro, disfruten de una comida tranquila en el restaurante o lleven sus propios snacks y vayan al área de picnic. Al terminar, exploren los caminos y observen los arcoíris que se forman frente a ustedes.

Y si quieren más emoción, desciendan a rappel hacia el fondo de cañón o suban a la tirolesa para verlo desde las alturas. Los más aventureros, tienen que probar Vía Ferrata donde caminarán sobre vigas de acero abrazados a una pared rocosa.  ¡Les encantará la sensación de estar suspendidos entre los acantilados sosteniéndose tan sólo de dos cables!


Bahía de Fundy

¿Te imaginas remar un kayak entre cuevas e inmensas rocas y que tan sólo seis horas después puedas hacer el mismo recorrido a pie? ¡En la Bahía de Fundy es posible!

Prepárate para descubrir las mareas más altas del mundo y sorpréndete al ver cómo 100 mil millones de toneladas de agua entran y salen de aquí en un periodo tan corto.

Cuando baje la marea, camina por el suelo del océano y busca piedras semipreciosas, fósiles y zeolitas. Después, visita la isla Grand Manan y ve masas de lava flotante de la era jurásica, explora las rocas con formas de macetas y observa aves entre los pantanos y acantilados.

A la hora de la comida prueba el clásico pescado con papas o las famosas escalopas Digby, en el pueblo que lleva el mismo nombre.

Si te consideras aventado, súbete a un bote y recorre los rápidos, y las turbulentas aguas de la bahía, adéntrate en el mar y si tienes suerte, ¡podrás ver algunos delfines o una de las 12 especies de ballenas que llegan aquí!

 

Comentarios