El futuro de la movilidad del 21 al 23 de abril se realizará en la Ciudad de México la octava edición del Congreso Internacional de Transporte en el que expertos nacionales y extranjeros debatirán modelos de integración del sector.

Asimismo este foro nace como un espacio para la discusión y el análisis de las alternativas de solución al inminente colapso vial de las Zonas Metropolitanas en América Latina, que en el caso de México anualmente se agudiza con la entrada en circulación de 250 mil automóviles adicionales.

Reúne a diversos actores del transporte y la movilidad, autoridades; organizaciones de transportistas; instituciones académicas y de investigación; para construir una agenda nacional en materia de transporte y movilidad para el corto, mediano y largo plazo.

En 2008, el Congreso Internacional de Transporte se convierte en un referente en la agenda de la movilidad, transporte y sustentabilidad de América Latina. A lo largo de sus siete ediciones, temas como gobernanza, cambio climático, seguridad vial, eficiencia energética, han sido parte de la discusión del futuro de nuestras ciudades.

Conocer cuáles son las capacidades que se deben desarrollar para responder a los desafíos para el  transporte en el ámbito tecnológico, del conocimiento, la innovación y capital humano, han contribuido a impulsar novedosas políticas de movilidad.

En 2015, la Asociación Mexicana del Transporte y Movilidad (AMTM), organizadora del Congreso, concluyó que la política del transporte deberá interactuar con las de desarrollo urbano, vivienda, medio ambiente, energética y social, así como impulsar sistemas de transporte sustentables y adecuarlos a los requerimientos de las ciudades.

Otra de las aportaciones del Congreso al mejoramiento en el servicio de transporte de pasajeros, emanada de la sexta edición del Congreso, fue ponderar al usuario como eje de la movilidad, con la creación de la figura de un ombudsman del transporte, encargado de la mediación entre la entidad operadora y/o reguladora, y los usuarios, para establecer mecanismos de comunicación a través de los cuales el pasajero exprese sus quejas o sugerencias para mejorar el servicio.

La banca de desarrollo juega un papel vital para la modernización de la movilidad en nuestras ciudades, el financiamiento de créditos con mejores tasas de interés y plazos más amplios, es imprescindible para incrementar la posibilidad de sustituir las unidades.

Hacia el año 2025 en América Latina los gases de efecto invernadero aumentaron 30% en comparación con 2005, por lo que es imprescindible invertir en transporte público y promover modelos de movilidad sustentable, como la bicicleta, para coadyuvar a mejorar la calidad de vida de los habitantes.

En la Ciudad de México, el índice de crecimiento anual de vehículos es de un millón de automóviles particulares por mil unidades de transporte público, a pesar de que 70% de la población se mueve en unidades de pasajeros.

Se estima que por cada 100 millones de viajes realizados, 60% de ellos se realizan en transporte público, el parque vehicular en 2008 ya rebasaba los 5 millones y para el 2020, llegarán a 7.5 millones de coches en circulación y a 9.5 millones, para el 2030. Esto irremediablemente provocará en el mediano plazo caos e inmovilidad en las ciudades.

www.amtm.org.mx

Comentarios