Las vacaciones de Semana Santa son una perfecta oportunidad para disfrutar en familia, pareja, amigos o sólos ya sea en destinos de playa, un bosque o bien, la ciudad.

No obstante, los gastos imprevistos pueden afectar seriamente la cartera en estos días de asueto.  Por esta razón, el programa Consumo Inteligente de Mastercard te deja consejos para planear adecuadamente un viaje y mantener tus finanzas personales sanas, antes, durante y después de vacaciones.

Antes del viaje: 

  • Designa un presupuesto de viaje: Así sea un viaje doméstico o internacional, tener claro con cuánto cuentas desde el principio será fundamental para disfrutar de tu experiencia sin apuros.
  • Investiga: Internet es una herramienta elemental a la hora de reunir información de los destinos, comparar precios y comprar. Comienza investigando en foros especializados, blogs de viajeros etc., sobre las atracciones, los precios y potenciales descuentos o promociones; seguramente, esto te dará idea de algunas actividades que no necesitan de una gran inversión para visitarlos.
  • Considera transporte, hospedaje y comida: Si tienes algún itinerario previsto evitarás perderte atracciones o gastar de más en transportes o restaurantes.
  • Reserva con tiempo: Los expertos recomiendan hacerlo al menos con 2 meses de anticipación para obtener mejores tarifas e incluso descuentos especiales.
  • Recuerda que los meses sin intereses son pagos diferidos no descuentos. Si piensas aprovecharlos elige plazos de 3 a 6 meses como máximo para no extender la duración de la deuda y elevar los intereses.

Durante el trayecto:

  • No olvides tu itinerario: Recuerda llevar la información de los lugares que quieres visitar, los precios y lista de beneficios.
  • Aprovecha los beneficios de tus tarjetas: Existen plásticos que brindan beneficios de viajes, por ejemplo, algunos dan acceso al lounge en aeropuertos, descuentos, experiencias exclusivas o cortesías en lugares u hoteles tales como desayuno gratis o servicio de concierge.
  • Anota número de emergencia: Cuida tus datos personales y ten siempre a la mano el número de tu banco para realizar algún reporte por pérdida o extravío.
  • Sé cuidadoso: Cuando realices un pago con tu tarjeta pide que te lleven la terminal inalámbrica, o, paga directamente en caja para que no la pierdas de vista. Si necesitas dejar tu tarjeta, pasaporte o algún objeto de valor en el hotel, resguárdalo en la caja fuerte. No realices pagos o movimientos bancarios en computadoras públicas.

 Después del viaje:

  • Conserva tus recibos del viaje para calcular gastos y poder comparar cada compra realizada con tus tarjetas de esta manera, se puede asegurar que todo cargo sea correcto y evitar sorpresas al regreso.
  • Toma en cuenta la fecha de corte y de pago de tu tarjeta, es importante liquidar cualquier saldo pendiente lo más pronto posible para evitar un aumento en los intereses.

 

Pin It on Pinterest