Hace 80 años que un primer oficial de Delta dejó su silla en el lado derecho de un Lockheed Electra para 10 pasajeros y caminó por primera vez por el angosto pasillo para servir la primera comida de la aerolínea, un sándwich con un café.

En el presente, la aerolínea global sirve 45 millones de comidas anualmente, además de los más de 235 millones de paquetes de cacahuates, pretzels y las famosas galletitas Biscoff que son emblemáticas de Delta, combinados con unas 82 millones de tazas de café de Starbucks.

Allison Ausband, vicepresidente sénior de Servicios en Vuelo de Delta expreso “estamos emocionados con el progreso que hemos logrado desde que comenzamos a servir alimentos a bordo”, dijo. “Las opciones culinarias que ofrecemos a bordo reflejan una de las maneras en las que estamos mejorando en general la experiencia en vuelo de los clientes”.

Desde a década de los 40, Delta ha venido ofreciendo aperitivos sin costo a nuestros clientes, comenzando con cacahuates y luego añadiendo los pretzels y las galletitas de canela Biscoff que fueron incorporadas a fin de los 80′ y a principio de los 90′.

Mientras que los clientes han visto una gran cantidad de cambios desde que Delta comenzó a servir comidas a bordo, la innovación más marcada se produjo hace unos años cuando Delta se asoció con una serie de talentosos chefs como Linton Hopkins que está basado en Atlanta y cuyo enfoque es llevar a bordo alimentos saludables, de temporada y hechos con ingredientes locales. Esto ha cambiado completamente el enfoque de la comida servida en vuelo en Delta One.

Delta tiene una red de chefs tal como Linton Hopkins, Michelle Bernstein, Michael Chiarello quienes se dedican a crear menús artesanales usando en la medida de lo posible ingredientes de proveedores locales y artesanales. Además de la asociación con Danny Meyer y USHG, quien fuera incluido recientemente por Nation’s Restaurante News en la lista The Power 2016 como la persona No. 1 en la industria de la comida.

Delta también ha tomado un rol líder en la industria incorporando alimentos de temporada en sus menús para asegurarse que las comidas a bordo tengan vegetales frescos que han sido cosechados en su mejor momento y traer con ello el enfoque llamado “de la granja a la mesa”.

Además, Delta se asoció a la master sommelier Andrea Robinson para crear un robusto programa de vinos a bordo que también incorpora la misma filosofía y crea un perfecto maridaje entre sus vinos y los alimentos de temporada servidos a bordo de Delta One. Delta sirve actualmente 2,5 millones de botellas de vino y champaña en sus cabinas premium.

Las comidas en las cabinas de First Class de Delta en los vuelos a través de Norteamérica tienen una trayectoria similar según la aerolínea busca proveer a sus clientes una variedad de nuevas opciones a bordo.

Para los clientes en Main Cabin, Delta se asoció con Luvo, quien crea una serie de comidas frescas que incluyen sándwiches, wraps y otras opciones saludables para compra en el menú EATS de Delta. Esta asociación le ganó a Delta reconocimiento por su enfoque en comidas saludables por parte de The Diet Detective.

Aún siendo una aerolínea global, Delta adoptó una filosofía local y regional en sus menús incluyendo los que han sido creados para diferentes partes del mundo. La aerolínea se asoció con sus equipo de ventas en Europa, Medio Oriente y África al igual que con los equipos de América Latina y de Asia Pacífico para incorporar alimentos y bebidas que fueran familiares para los clientes globales de Delta.

En América Latina, los clientes pueden disfrutar sabores locales que van desde alfajores en Argentina, Inca Cola en Perú hasta Guaraná en Brasil. Este año como novedad, los clientes que viajen entre los EE.UU. y América del Sur tambien podrán tener la oportunidad de probar una selección de vinos premium escogidos por la sommelier de Delta, entre los cuales destacan viñedos de Sudamérica.

Delta también se asoció con chefs locales en Asia para crear platillos distintivamente coreanos, japoneses y chinos que los clientes pueden degustar acompañados por cervezas y bebidas locales. La experiencia del cliente también ha sido elevada en regiones que destacan influencia local tal como el uso de palitos para comer que en Corea son de acero inoxidable, en China son laqueados y de madera en Japón.

No se ha dejado de tomar en cuenta un detalle, en el 2014 Delta se convirtió en una de las primeras aerolíneas en trabajar con cervecerías artesanales a través de los Estados Unidos para ofrecer una selección de marcas locales. A fines del 2015, TravelPulse nombró a Delta como la aerolínea en los EE.UU. con la mejor selección de cervezas a bordo, lo cual esté evaluado por Beer Advocate.

“Estamos a la cabeza de un renacimiento en lo que se refiere a la experiencia culinaria a bordo”, dijo Ausband.  “Las saludables opciones de Delta y nuestro compromiso por proveer a los clientes con alimentos hechos con ingredientes frescos y de buen gusto, son centrales en nuestra estrategia. Sólo puedo anticipar que en los próximos 80 años continuaremos realzando la experiencia culinaria a bordo para nuestros clientes”.

 

Comentarios