Cualquiera es probable que se enamoré en su estancia y envolverse en la experiencia de historia, cultura y belleza natural, todo en este lugar, mismo que fue reconocido al ser el primer pueblo mágico en Chiapas.

El centro de esta ciudad se caracteriza por su estilo único, ya que remonta a la época colonial de resplandor, sin duda alguna, el latir de su centro se refleja en la gente, en el olor de sus cafeterías y restaurantes, en los colores de las casas que hay en los barrios cercanos, todo conjuntamente sincronizado en una vivencia fascinante.

Todas las edificaciones con las que cuenta San Cristóbal de Las Casas, relatan la historia que ha pasado en el transcurso del tiempo. Uno de los recintos emblemáticos es la Catedral de San Cristóbal Mártir, donde se pueden admirar piezas, pinturas y obras antiguas con temas religiosos. Otra edificación que no se puede perder ningún visitante es el Templo y Ex Convento de Santo Domingo construida entre los años de 1547 y 1551, donde se puede admirar el púlpito tallado en madera que a la vez esta recubierto de oro, hace que la vista en general a este templo se vuelva casi celestial.

Tanto sus pobladores y sus costumbres hacen que la ciudad se siga iluminando y manteniendo con vida, por eso no te puedes perder el Mercado de Dulces y Artesanías, que cuenta con el trabajo de sus habitantes indígenas, reconociendo creaciones con un valor cultural incomparable.

En el mismo Barrio del Cerrillo se encuentra el Museo de los Altos y el Centro de Textiles del Mundo Maya, que es un museo en el que se presenta la historia y el arte del estado y el otro es una basta colección maravillosa de textiles de las tierras mayas.

Simplemente caminar entre la calles empedradas de su centro se puede vislumbrar la armonía y estética con las que cuenta, al igual se puede pasear por sus andadores y terminar el día haciendo algunas compras de artesanías y joyas, dignas de presumir a cualquiera.

 

Una pizca del sabor de San Cristóbal

Un viaje sin ese gusto de probar la gastronomía que nos ofrece un lugar, es un viaje incompleto, por eso al visitar San Cristóbal de las Casas es imposible no llevarte la experiencia de probar la famosa Sopa de pan, preparada con pan blanco, plátano, pasas, vegetales y un toque de azafrán, y al final del día puedes disfrutar del posh, una bebida dulce hecha de maíz y caña.

Las Comunidades indígenas tzotziles de San Juan Chamula y Zinacantán que harán de tu viaje una experiencia única y las Grutas de Rancho Nuevo, estás se encuentran a 18 km de San Cristóbal de Las Casas, en donde se localizan una variedad de cascadas de piedras, cavernas, conjuntos de estalactitas y estalagmitas, que hacen sentir a cualquiera que se encuentra en un lugar fuera de este planeta.

Comentarios