De gira por Baja California, el secretario de Turismo Enrique de la Madrid Cordero, se comprometió con productores vinícolas del Valle de Guadalupe a fortalecer la Ruta Turística del Vino como parte de las estrategias enmarcadas en la Política Nacional de Fomento a la Gastronomía. 

Indicó que dichas tareas incluyen estudios de análisis de la demanda actual y potencial de turismo gastronómico en nuestro país, diagnóstico de cadenas de valor de la cocina mexicana, de productos y elaboración de planes de acción en los destinos piloto.

Explicó que como parte de esta política se dará capacitación, otorgará certificación y difusión a pequeños, medianos, y grandes productores, así como a miembros del sector vinícola de Baja California, a través de campañas de promoción especializadas a nivel nacional e internacional, para consolidar a México como un destino gastronómico de excelencia.

Detalló que México tiene 379 unidades de producción vitivinícola, lo que ubica al país en el lugar 31 en volumen de producción a nivel internacional. Gracias a la calidad y demanda del vino mexicano, agregó, nuestro país ocupa el lugar nueve de valor de producción.

De la Madrid aclaró que el sector vitivinícola de Baja California  produce el 90 por ciento de todo el vino hecho en México. Comenzaron con cuatro productores asociados, hace más de 15 años, y actualmente agrupa a 185 productores de uva y vino, añadió.

Datos del gobierno del Estado muestran que el 80 por ciento de los visitantes a la Ruta del Vino son locales, mientras que el 13 por ciento corresponden al turismo fronterizo y el 6 por ciento comprende a los visitantes nacionales.

Hans Backhoff, director general de la Bodega Vinícola Monte Xanic, afirmó que para la producción nacional del vino se cuenta con tres mil 500 hectáreas de tierra sembrada en seis entidades del país, y de ellas, tres mil 60 hectáreas son productivas.  

Precisó que del total de hectáreas sembradas para la producción del vino nacional, el 90 por ciento provienen de Baja California, y el resto de Coahuila, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas y Aguascalientes. 

Comentó que el consumo en México es apenas del 30 por ciento de vinos nacionales, mientras que el 70 es de vinos importados. De ahí que propuso al titular de la Sectur crear un mecanismo específico, para incluir al vino como parte de un complemento alimenticio que involucre a esta industria dentro de la cadena de valor gastronómica.

Reiteró que Baja California es el mayor productor vinícola, y dentro de la entidad El Valle de Guadalupe, El Valle de Ojos Negros, y Ensenada, son los tres lugares más importantes para el turismo y la industria del vino, ya que constituyen la zona que se convertiría en un

gran potencial para la ruta del vino, y detonaría la actividad turística con la construcción del Aeropuerto Internacional de Ensenada, mencionó.

Hans Backhoff destacó que el Valle de Guadalupe produce dos millones de cajas de vino nacional, contra los siete millones de cajas de vino importado. Indicó también que el consumo de vino mexicano a nivel nacional es de nueve millones de cajas, anuales.

El empresario vitivinícola puntualizó que son retos alcanzables si se cuenta con el apoyo gubernamental y el de la iniciativa privada y que ambos vayan en un mismo sentido, porque así dijo: “podríamos florecer como industria de vino y convertirnos en un potencial dentro del país”.

 

Comentarios