Las ciudades patrimonio de Guanajuato y San Miguel de Allende, se han convertido en destinos sin sol y playa, de gran importancia a nivel nacional entre el turismo de bodas.

Ambas ciudades se realizaron un buen número de enlaces nupciales de personas que otras entidades y países que llegaron a los destinos con la única intención de casarse.

Y es que el turismo de bodas ha encontrado en Guanajuato un importante nicho de oportunidad, gracias a los grandes atractivos con los que cuentas las ciudades en mención, además de las facilidades y del empeño de los prestadores de servicios y wedding planners para que esta ocasión especial sea inolvidable.

La Secretaría de Turismo de Guanajuato cuenta con el Estudio de Bodas presentado en el marco del primer Programa de Certificación Destination Wedding Specialist, donde se refiere que San Miguel de Allende ocupa el primer lugar a nivel nacional como destino sin sol y playa donde anualmente se realizan más bodas de destino; en el mismo ranking Guanajuato capital, ocupa el cuarto lugar.

Sobresale también que en Guanajuato se llevan a cabo 520 bodas al año, 70 por ciento de las cuales son nacionales y 30 por ciento internacionales. 

Las bodas nacionales son de novios originarios del Distrito Federal, el Bajío y norte del país de ciudades como: Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas, Ciudad Juárez, Saltillo, Monterrey y Nuevo Laredo; en tanto las bodas internacionales son de parejas que provienen de Suiza, Holanda, España, Australia y Estados Unidos. 

Los wedding planners de Guanajuato tienen en promedio 10 años en el negocio y se encargan se realizar 36 bodas al año aproximadamente; asimismo los meses en los que más se realizan bodas de destino son: marzo, abril, mayo, octubre y noviembre.

imagen Carlos Zavala

Comentarios