La boutique de Jaeger-LeCoultre, dio como resultado una cata especial para un exclusivo grupo, guiada por Georgina Estrada, sommelier de LOUIS XIII, y Rodolphe de Lapeyrouse, director de LOUIS XIII en México.

La relación del tiempo reflejó el vínculo entre la marca suiza de relojes y el cognac francés, cuyo valor principal es el tiempo que toma en estar perfecto.

Durante el evento, los asistentes tuvieron oportunidad de conocer más sobre los relojes de la marca suiza conocida como la Grande Maison, considerada como una de las principales manufacturas en el mundo de la alta relojería con una tradición de más de 180 años. Hasta la fecha, la firma ha desarrollado más de mil 200 calibres distintos y registrado más de 400 patentes.

Cuenta en su catálogo con relojes legendarios de larga tradición como el Reverso, que este año cumple su 85 aniversario con sus magníficas líneas basadas en el art déco, así como con las colecciones Duomètre de alta complejidad, Master Extreme, Geophysic y Atmos, entre otras. Además, su boutique resultó fascinante como escenario de esta cata.

Asimismo, los apasionados por la excelencia fueron partícipes de una charla en la que se detalló el proceso de elaboración del cognac LOUIS XIII, así como de la región de Grand Champagne. “Ambas marcas tienen los mismos requerimientos de excelencia y calidad”, agregó Rodolphe de Lapeyrouse.

Esta velada fue muestra fiel de que LOUIS XIII y Jaeger Le-Coultre comparten la herencia del tiempo, además de los mismos valores: diseño, excelencia, genialidad y pasión.

 

Comentarios