México es un país que se caracteriza por su estabilidad macroeconómica, que lo coloca en una posición más competitiva a nivel mundial, afirmó Enrique De la  Madrid, secretario de Turismo.

Destacó que, “nuestro país ofrece condiciones de confianza y estabilidad, por lo que los inversionistas ven a México como uno de los mejores destinos para invertir y hacer negocios”.

Al ofrecer una conferencia magistral en el foro “Era familiar Princess 2016”, en el Puerto de Acapulco, De la Madrid Cordero precisó que México se ubica como la mejor nación para invertir en América Latina, debido a sus condiciones favorables para concretar negocios, generar infraestructura y facilidades fiscales.

Señaló que más inversiones significan más empleos y en ese rubro nuestro país tiene buenos resultados. En los últimos tres años, se han creado dos millones 31 mil empleos, cifra cuatro veces mayor a los generados en el mismo periodo de la pasada administración.

Esto -dijo- permitió a México avanzar cuatro posiciones, al pasar del lugar 61 al 57, en el Índice Global de Competitividad (IGC) 2015-2016 del Foro Económico Mundial, destacó De la Madrid. Explicó que esto obedece a la eficiencia de los mercados financieros, la sofisticación de los negocios y el impulso de la innovación.

El titular de Sectur, indicó que México subió cuatro posiciones en el reporte Doing Business 2016 realizado por el Banco Mundial (BM),  que lo posiciona en el lugar 38 dentro del ranking de 189 economías globales.

Estas condiciones se reflejan en mayores inversiones. En los últimos tres años, se recibieron cerca de 110 mil millones de dólares en Inversión Extranjera Directa, equivalente a 60 por ciento más que la registrada en el mismo periodo de la administración anterior, enfatizó.

En este sentido, subrayó que el turismo representa uno de los sectores con mayor dinamismo en la economía del país. ”El buen paso del sector nos ha llevado a recobrar un papel preponderante en el escenario mundial”, indicó.

De la Madrid  aseveró que en los primeros cinco meses de 2016, el turismo experimentó un crecimiento del seis por ciento; arribaron 14.1 millones de turistas internacionales, equivalente a un crecimiento de 9.1 por ciento; se captaron divisas por ocho mil 379 millones de dólares por esta actividad, es decir, 7.3 por ciento más que en el mismo lapso de 2015.

Estas inversiones se traducirán en la generación de más de 10 mil empleos formales que beneficiarán a los trabajadores con una mejor remuneración y seguridad social, indicó.

Por otra parte, señaló que en materia de telecomunicaciones las tarifas de la telefonía celular y larga distancia bajaron casi un 40 por ciento, es uno de los factores, de acuerdo a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), de porqué en los últimos meses el consumo de los mexicanos se ha elevado.

Al referirse a la reforma energética dijo tiene como objetivo generar competencia en el sector para contar con suficiente energía en el país, pero sobretodo “a precios más competitivos y a pesar de la reducción de los precios del petróleo, camina el proceso de inversión privada en los mercados”, aseveró.

Destacó la importancia de la reforma fiscal, que en medio de la caída de los precios internacionales del petróleo, permitió que las finanzas públicas se mantuvieran sanas al no depender de esos ingresos. Hoy, aseveró, la economía mexicana ya no está  “petrolizada”.

Señaló que las reformas estructurales, permitieron que la economía nacional, no sólo no colapsara por las condiciones adversas internacionales, sino que a diferencia de países como Brasil, la nuestra mantiene un crecimiento mayor al dos por ciento anual, superior incluso a la de algunos países desarrollados.

Indicó que uno de los atractivos de México para la inversión extranjera directa, es la ventana de oportunidades que ofrece a los empresarios extranjeros los 14 tratados comerciales suscritos con más de 45 países, que significan grandes mercados de consumo para miles de productos que se producen en el país con mano de obra innovadora, creativa y disciplinada, como valor agregado. 

México tiene muchas fortalezas, amplias ventajas competitivas y está llamado a ser un país desarrollado. “Dependerá de nosotros, de lo que hagamos los mexicanos de esta generación en los siguientes años de alcanzar estas metas; tenemos retos, nuestros activos son muchos más que los pasivos y tenemos capital para avanzar en el desarrollo del país”, concluyó Enrique De la Madrid.

Comentarios