Su moderna infraestructura, numerosas instalaciones de entretenimiento y una naturaleza maravillosa, lo convierten en el lugar ideal para visitantes; ya que ofrece hermosas playas lugares familiares, arte y cultura.

Parque Nacional Marino “Los Arcos”: Los Arcos es parada obligada para realizar  buceo y snorkel. Se encuentra cerca de la pequeña aldea de Mismaloya, en este parque se encuentran los imponentes arcos de roca, cuevas, túneles y arrecifes llenos de animales marinos, incluyendo el pez ángel, peces mariposa, peces globo, tortugas marinas y mantarrayas.

Piratas a la vista: La experiencia empieza a las 10 de la mañana en la terminal marítima para abordar la embarcación construida con 30 clases de maderas tropicales que soporta hasta 240 pasajeros para llegar a la playa Majahuita.

Durante las dos horas de recorrido, los “pequeños piratas” disfrutarán de diferentes actividades acuáticas como snorkel, kayak, búsqueda del tesoro y para los adultos voleibol playero, así como sillas y mesas para relajarse, lo que los hará pasar un momento en familia muy divertido.

Conviviendo con la naturaleza en el estero “El Salado” ; Cerca de 150 hectáreas conforman esta área protegida en Puerto Vallarta, la principal vegetación que se encuentra ahí es el Manglar y el cocodrilo es su principal huésped, resaltando que no figura ningún peligro para la demás fauna o los visitantes.

Este lugar es idóneo para traer a los niños, ya que a bordo de pequeñas lanchas recorrerán esta zona de Conservación Ecológica y aprenderán a convivir y respetar la vida animal.

El recorrido dura aproximadamente hora y media y la primera parada es a poco más de 15 minutos de la salida. Aquí existe un mirador desde donde se puede tener una vista panorámica, no sólo del Estero, sino también de la ciudad.

Al término del recorrido, con ayuda de los guías, podrán tocar pequeñas crías de cocodrilos, serpientes y aves que ahí radican.

 

Pin It on Pinterest