Los cenotes, enormes y profundas piscinas naturales donde los visitantes pueden refrescarse y realizar diferentes actividades en medio de la naturaleza, son parte de los principales atractivos de Bacalar un Pueblo Mágico del Caribe Mexicano que ofrece una atmósfera de hermosos escenarios naturales, esencia provinciana, hospitalidad, atractivos turísticos y un importante legado histórico.

Cenote Azul: Nombrado así por el intenso color de sus aguas, el Cenote Azul es el más profundo del Caribe Mexicano al contar con 200 metros de ancho y 90 de profundidad. Es uno de los mejores sitios de buceo al ofrecer una visibilidad insuperable; así como interesantes laberintos de formaciones rocosas y cavernas. Los visitantes que no deseen explorar las profundidades del cenote pueden refrescarse en sus orillas o practicar canotaje mientras admiran la abundante vegetación tropical, así mismo se puede degustar de una excelente gastronomía bacalarense.

Cabe destacar que el Cenote Azul fue escenario de Freediving Challenge, competencia internacional de apnea que reunió a competidores de 13 países y que este año se llevará a cabo el 19 y 20 de septiembre.

Cenote Cocalitos: Con un diámetro de 230 metros, es uno de los cuatro cenotes que alimentan la Laguna de Bacalar. También es conocido como el Santuario de los Estromatolitos, los cuales son estructuras minerales que pueden verse en pocos lugares del mundo. En Cocalitos se puede nadar tranquilamente o descansar en las hamacas y columpios de la laguna, además de rentar kayaks y esnorquelear en sus aguas turquesas.

Cenote Negro: Conocido como el Cenote de los Brujos, es un precipicio natural con un diámetro de 130 metros y la profundidad cambia de metro y medio hasta 100 metros. El color azul petróleo del agua es el origen de su nombre; aquí la flotabilidad se dificulta debido a la presión del agua y las caprichosas formaciones rocosas que hay en su interior.

Cenote Esmeralda: Es un cenote semiabierto que alimenta la Laguna de Bacalar y uno de lo más pequeños del Caribe Mexicano al tener una profundidad promedio de 70 metros.

Otro atractivo que capta la atención de turistas nacionales e internacionales son los Rápidos de Bacalar que dividen la laguna de los siete colores y la de Xul-Ha. Recorrer este canal de aguas cristalinas en kayak es la perfecta combinación de adrenalina y diversión.

Localizado en el sur de la Laguna de Bacalar, Xul-Há es un poblado de Grand Costa Maya que cuenta con su propia laguna. En maya significa «donde termina el agua» debido a su ubicación geográfica en relación al estrecho que conecta con la Laguna de Bacalar, los rápidos. La laguna de Xul-Há es de un azul cristalino perfecta para snorkelear, kayakear o nadar libremente. Se recomienda visitar los balnearos a las orillas de la laguna para disfrutar de todos los servicios como comida, villas con palapas. La laguna de Xul-Há forma parte del sistema lagunar de esta área y conecta directamente con el Río Hondo.

El Fuerte de San Felipe de Bacalar, construido en 1733 para defenderse de piratas de todo el mundo, actualmente ofrece a los viajeros una de las vistas más espectaculares de la laguna de los 7 colores, así como el Canal de los Piratas. Ahí mismo se encuentra un museo en el cual se encuentran piezas arqueológicas de los mayas, objetos de la época de la Colonia, como planos, armas, municiones y otros utensilios de uso cotidiano.

 

Pin It on Pinterest