En los últimos años, la popularidad del brunch ha crecido de manera impresionante y se ha convertido en un hábito de la cultura gastronómica en parte del mundo. Su origen es la fusión de la tradición británica del “desayuno tardío” y del concepto estadounidense del “almuerzo de domingo”.

Al principio, el brunch era un evento social reservado para la clase alta de la antigua Inglaterra; cuando llegó a Estados Unidos el lujo no quedó relegado: la costumbre se instauró en hoteles y restaurantes de alta gama.

Para los años 30 esta comida ya era toda una moda que las personas utilizaban como pretexto para reunirse y disfrutar de comidas como huevos, panqués, carnes frías: tocino y salchichas, mariscos —sobre todo salmón—, ensaladas y cocteles, en los que no podía faltar la clásica mimosa.

Con raíces británicas, una adopción exitosa en Estados Unidos y su posterior expansión a nivel mundial, el brunch ha evolucionado para convertirse en una experiencia relajada y popular. Aunque la tradición ha experimentado modificaciones a lo largo del tiempo, los deliciosos platillos que mencionamos antes siguen siendo un obligado en la mesa.

El mejor brunch de la CDMX

En la Ciudad de México uno de los mejores lugares para disfrutar de esta costumbre es Macelleria, un restaurante enclavado en la Roma. En este oasis gastronómico los comensales pueden disfrutar de platillos inspirados en las recetas de la nonna y que no sólo alimentan el cuerpo, sino que reconfortan el corazón. Algunas de las opciones que puedes disfrutar son:

  • Sticky roll: un panecillo horneado en olla de peltre con caramelo y nuez. Su textura esponjosa y su cubierta crujiente son el paraíso de cualquier paladar.

  • Omelette Mediterráneo: huevos esponjosos como base, mismos que se combinan con jugosos tomates y espinacas para transportarte a los soleados paisajes mediterráneos.

  • Avocado toast: un clásico moderno formado por la combinación perfecta de pan tostado crujiente y aguacate cremoso acompañado con queso de cabra, arúgula y jitomate cherry

La experiencia en este lugar no estará completa hasta que sigas la tradición del brunch de disfrutar un buen coctel, entre los que puedes elegir las refrescantes Mimosas, los exquisitos Bellinis o los audaces Bloody Maries.

Ahora que sabes cuál es la historia del brunch, cuáles son los típicos platillos que deben servirse en él y cuál es el mejor restaurante para disfrutarlo, no resta más que elegir la mesa ideal en este lugar y gozar de un medio día en compañía de amigos o familia.

Pin It on Pinterest