La Ciudad de México alberga miles de secretos uno de ellos es el que tiene MILO’S, un bistrot ubicado en el corazón de la Condesa y que desde hace tiempo sorprende por sus platillos, vinos y espacio.

Alejandra Hegewisch y Fernando de Ibarrola han sido los encargados de navegar MILO’S en la creciente oleada de nuevos restaurantes y ofertas gastronómicas que nacen día a día en la Ciudad. Al frente de la cocina de Milo’s se encuentra el joven Chef Carlos Cifuentes, de formación México – francesa, quien utiliza diferentes técnicas para la cocción de productos, como el rostizado y el braseado. La primera para mantener las cualidades del producto, sin tener que pasar por agua o plancha y la segunda, para piezas de carne duras como el rabo de buey.

La cocina de MILO’S está en constante evolución, siempre se respeta el concepto bistrot pero los platillos varían de acuerdo a los ingredientes de la temporada en la que nos encontremos.  Algunos son de consumo local, como las hortalizas de las chinampas de Yolcan, otros del extranjero, como quesos de Francia o aceitunas kalamata de Grecia.

En la comida y cena se pueden encontrar entregas variadas, como el plato de quesos franceses, fondue Raclette y montaditos, sin dejar de lado los vegetales, donde se puede encontrar un bowl de quinoa con vegetales rostizados, así como zanahorias de Yolcan con queso feta; en los principales se pueden encontrar  diferentes risottos y Tonarelli, parpadelle en ragú, pulpo, salmón, lobina rayada y pollo. El plato de frutas de temporada, croque madame, benedictinos, huevos MILO’S con mole preparado por el chef, chilaquiles  y jugos, forman parte de la carta del desayuno.

 

El vino MILO’S  juega uno de los papeles más importantes, como el de la comida, pues como buen bistrot éstos maridan con cualquier platillo que se prepara – aunque también se puede optar por otras bebidas de su carta-, su cava está seleccionada cuidadosamente con vinos nacionales e internacionales y por supuesto el vino de la casa: MILO’S, un vino elaborado a base de uvas cultivadas en viñedos Villa Montefiori, en el Valle de Guadalupe.

El vino MiLO’S es afinado en barricas de roble francés por 12 meses, presenta un color rubí profundo con tonos granate. El aroma es intenso, complejo, con frutas, especias y un toque floral.

En boca tiene una entrada potente con taninos finos y maduros. Final amplio y persistente.

La decoración afrancesada de MILO’S, su ubicación en la colonia y  sus platillos con ingredientes de primera calidad, lo convierten en el lugar perfecto para tener una comida casual con amigos o familia cualquier día de la semana.

Desde sus inicios en el año 2010, MILO’S ha sido un auténtico bistrot, por sus características:

  • Espacio reducido para mayor atención.
  • Pequeña terraza.
  • Vinos bien seleccionados para maridar alimentos.
  • Ofrecer servicio de desayuno, comida y cena.

Pin It on Pinterest