Fundación Vidanta informa respecto a la entrega de premios a los cinco ganadores de la Décima edición al Premio Fundación Vidanta 2019  “Contribuciones a la reducción de la pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe”.  Los premiados fueron seleccionados teniendo en consideración los cuatro criterios establecidos en las bases: innovación, resultados mesurables e impacto, capacidad de continuarse en el tiempo y de replicarse en otros lugares, y sostenibilidad ambiental.

El Premio Fundación Vidanta fue creado en 2009, y tiene la finalidad de reconocer y apoyar trabajos sobresalientes y originales que se realizan en América Latina y el Caribe para reducir los niveles de pobreza y desigualdad y combatir la discriminación.

El jurado estuvo integrado por un jurado integrado por Carmelo Angulo, Rolando Cordera, Guadalupe González, Nora Lustig y José Luis Machinea. La Fundación Vidanta celebra la X edición de sus premios homónimos, con el aumento del número de asociaciones ganadoras, pasando de las tres habituales a cinco, otorgando de este modo cinco premios por una suma total de $285,000 dólares. 

En colaboración con la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), la Fundación Vidanta consideró más de 300 proyectos procedentes de organizaciones no gubernamentales (ONGs), instituciones de asistencia privada, fundaciones, grupos afro-descendientes e indígenas, asociaciones civiles y organismos sin fines de lucro que realizan su obra en América Latina o el Caribe. 

El Primer Premio, de $100,000 dólares, correspondió a la Fundación Enlace Hispano Americano de la Salud (EHAS, España) por su proyecto “Embarazo saludable” de atención prenatal y maternidad segura, por su innovadora contribución a reducir la mortalidad materna y neonatal y posibilitar el acceso de las mujeres a servicios de salud de calidad en áreas rurales y aisladas de Guatemala; desde su inicio en 2002, el proyecto ha atendido a más de 19,000 mujeres. El premio será utilizado para extender la obra realizada a nuevos Departamentos de Guatemala y explorar vías de aplicación del modelo de trabajo en otros países de la región con necesidades de salud similares.

El segundo lugar, que consistió en un donativo de $75,000 dólares, fue otorgado al Instituto para las Mujeres en la Migración A.C. de México por su proyecto “Protección internacional a las mujeres migrantes víctimas de violencia de género”. Éste, contribuye a que mujeres en contexto de desplazamiento forzado y refugio puedan contar con representación legal y atención psicológica. Además, procura hacer recomendaciones de políticas públicas y generar conocimiento sobre las necesidades de protección internacional de las mujeres centroamericanas sobrevivientes de un contexto de violencia. Los aspectos valorados por el jurado para este reconocimiento fueron la relevancia y actualidad de la temática abordada y la necesidad de fortalecer intervenciones eficaces para prevenir, detectar y responder a la violencia ejercida contra las mujeres y las niñas en situación de migración y refugio. 

Con un donativo de $50,000 dólares, el tercer lugar fue otorgado a la Fundación Cometas de Esperanza de la República Dominicana por su proyecto “Niñas y niños buzo en el basurero Rafey, nunca más”, una iniciativa que ha logrado avances notables en la erradicación del trabajo infantil en un entorno degradado, y de las enfermedades asociadas al mismo, mediante la educación y la transformación del medio ambiente. El premio contribuirá a la creación de un parque ecológico y la construcción de una escuela medioambiental.

Como parte de esta décima edición, el jurado seleccionó dos proyectos más: PLANMAR, un programa de educación ambiental desarrollado en el Municipio de Mar Chiquita, cuyo objetivo es promover una cultura de sostenibilidad a través de la reconversión productiva, la capacitación y la coparticipación de los sectores público y privado, presentado por la Asociación Civil por la Responsabilidad Social, Amartya de Argentina; y “Cosechas de aguas para las sierra Tarahumara”, desarrollado por la Asociación Civil Mexicana Centro de Acopio en la Tarahumara por su aporte de agua limpia proveniente de la lluvia a comunidades indígenas de la zona serrana del Estado de Chihuahua. Los dos proyectos recibieron un donativo de $35,000 y $25,000 dólares, respectivamente.

Procurando que esta obra se difunda y que sus contribuciones se compartan para así:

  • Desarrollar mayores conocimientos y capacidades en la materia
  • Influir en la toma de decisiones sobre políticas públicas
  • Crear mayor conciencia y movilizar a la opinión pública en torno a temas claves vinculados a la pobreza, la desigualdad y la discriminación en la región
  • Promover valores humanitarios y de solidaridad en la población en general
  • Fomentar la filantropía y la responsabilidad social corporativa

Desde su lanzamiento, Fundación Vidanta ha recibido más de 4,000 presentaciones de casi todos los países de la región, alrededor de 2,500 consultas y ha entregado 29 premios que llegarán a 34 en esta X edición de los Premios Fundación Vidanta. La ceremonia de entrega de los premios tuvo lugar en la sala Alfonso Reyes de El Colegio de México. 

Pin It on Pinterest